Noticias y Novedades

EMPEZÓ MAL, SIGUIÓ PEOR, REBOTÓ AL FINAL.

DR. RUBEN PASQUALI

15/11/2019
Así fue la semana en el ámbito de nuestro mercado. La falta de definiciones políticas genera incertidumbre y esta se traduce en un paupérrimo caudal de negocios. Nadie quiere moverse demasiado de sus posiciones hasta tener alguna precisión sobre lo que vendrá en materia económica.

 


EMPEZÓ MAL, SIGUIÓ PEOR, REBOTÓ AL FINAL.

 

     Así fue la semana en el ámbito de nuestro mercado. La falta de definiciones políticas genera incertidumbre y esta se traduce en un paupérrimo caudal de negocios. Nadie quiere moverse demasiado de sus posiciones hasta tener alguna precisión sobre lo que vendrá en materia económica.

El clima en la región tampoco ayudó y esto se reflejó en el claro desinterés por los activos domésticos. Pero esta calma chicha puede cambiar en pocas semanas.

Analicemos el cuadro de indicadores que nos muestra como se movieron los mercados en la semana.

 

El mercado accionario soportó la peor parte, parcialmente neutralizada con la suba del viernes. Sin embargo, hay algunos puntos que merecen destacarse. En primer lugar, la operatoria semanal se hizo con un muy escaso caudal de negocios. Tanto en acciones como en bonos quienes quisieron desarmar sus posiciones en gran medida ya lo han hecho y los potenciales compradores esperan definiciones políticas para concretar inversiones. La resultante es un mercado mucho más chico de lo habitual lo cual implica que cualquier tironeo de oferta o demanda mueve los precios con gran facilidad.

En segundo lugar, la caída del dólar en todas sus variantes también explica parte de la caída medida en moneda local. La gran dolarización previa a las elecciones dio lugar a cierta calma que presumimos temporaria en las brechas con el CCL y el dólar Mep.

Es probable también que muchos exportadores ante la muy probable suba de retenciones apuren algunas liquidaciones lo cual se refleja en las compras que viene realizando el Banco Central mejorando las reservas después de muchas semanas de caída.

Las Leliqs siguen descendiendo y el riesgo país parece disminuir su ritmo de aumento ante paridades de bonos que descuentan escenarios de reestructuración complicados.

Es claro que los mercados no se llevan bien con la incertidumbre y esto se refleja en los precios actuales. Pero estamos cerca de definiciones importantes y precios muy deprimidos. En mi opinión el mercado de acciones tiene mayor potencial por la caída a pique que sufrió luego de las Paso, por la potencial expectativa de recuperación de la economía y por determinadas políticas de fomento al consumo interno y desarrollo del sector exportador, entre otros, que serían favorecidos por la nueva administración.

No hay que olvidar que las empresas en mayor o menor medida también son un resguardo contra la inflación por los activos que tienen en su patrimonio que se empiezan a reflejar más nítidamente a partir de la reciente aplicación del ajuste por inflación.

En el plano internacional Wall Street sigue navegando por las alturas a medida que avanzan las negociaciones comerciales con China. Y a pesar de que la economía norteamericana permanece sólida, hay indicadores que marcan que la desaceleración sigue siendo una preocupación. Eso quedó reflejado con la presentación de los números del Índice de Producción Industrial (IPI) en los Estados Unidos. Un excelente indicador de la fuerza del sector manufacturero en el país, que mostró que
en el mes de octubre la industria se contrajo un -0,8 % mientras que, en términos interanuales, la producción industrial se redujo un -1,13%. Asimismo, la capacidad instalada del sector cayó hasta 76,7%.

A pesar de la contracción de la industria, el sector de Retail (comercios minoristas) que mide todos los bienes vendidos por una gran muestra de comercios minoristas en Estados Unidos marcó un incremento del 0,3% en el mes de octubre. A pesar de acumular un retroceso de 3,1% interanual, su recuperación es importante porque nos ayuda a entender cómo evoluciona el gasto de los consumidores y ver el grado de confianza sobre la economía de dicho país. Como vemos una de cal y otra de arena.

Finalmente, las bolsas regionales también tuvieron una semana negativa influidas sin duda por un contexto más complicado con inversores saliendo en busca de mercados centrales. En este sentido tampoco el Bovespa pudo escapar a la ola de ventas.

Dr. Ruben  Pasquali
Mesa Fernández Laya SA

Saludos Cordiales

 

 


Compartir

Volver