Noticias y Novedades

LO ESENCIAL ES INVISIBLE A LOS OJOS

Dr. Ruben Pasquali

24/11/2019
La frase de El Principito podría aplicarse perfectamente para tratar de comprender el comportamiento del mercado local. Para entender mejor el punto analicemos nuestro habitual cuadro de indicadores semanales.

 


LO ESENCIAL ES INVISIBLE A LOS OJOS

 

     La frase de El Principito podría aplicarse perfectamente para tratar de comprender el comportamiento del mercado local. Para entender mejor el punto analicemos nuestro habitual cuadro de indicadores semanales.

El Merval tuvo una buena semana recuperando la caída de la semana anterior a pesar de la quietud del dólar, lo cual favoreció la recuperación en moneda dura. La mejora también alcanzó a nuestros vecinos después de una semana anterior muy convulsionada para la región.

Pero nuestra realidad está muy condicionada por definiciones inminentes que todavía no se conocen públicamente. Hay un mar de rumores a diario sobre posibles funcionarios del nuevo gobierno, y por supuesto esto genera muchas conjeturas acerca de la influencia que pueden tener sus decisiones sobre los distintos mercados. En particular el tema de la reestructuración de la deuda es un tema central. Es claro que las definiciones no pueden esperar, entre otras cosas porque en los primeros 5 meses de 2020 se concentran la mayoría de los vencimientos sobre todo los que tienen legislación local.

Por eso son importantes los nombres y el prestigio para encarar una negociación que luce compleja y urgente. Pero también es central las metas y decisiones que se anuncien en materia de política económica. En pocas palabras se necesita un plan que de sustentabilidad a las decisiones que se tomen en materia de reestructuración de la deuda pública.

En la semana fue variando el humor a medida que trascendieron algunas conversaciones del presidente electo con la titular del FMI. Luego arreciaron versiones sobre avances en negociaciones con algunos grandes acreedores, a la vez que subían y bajaban nombres de potenciales nuevos funcionarios.

En el idioma de los mercados la incertidumbre quedó plasmada en un paupérrimo volumen de negocios. Pero, como mencionamos en la semana anterior, parece quedar de manifiesto que quienes desarmar posiciones ya lo han hecho en gran medida. Ahora falta el comprador, quien está a la espera de las futuras definiciones. Por eso con muy poco el mercado recupera precios. La nota saliente en el mercado accionario es que las recuperaciones se hicieron con una mejora de volumen -todavía en muy bajos niveles, en tanto que cuando se iniciaba alguna corrección intradía se estrangulaba la negociación de manera notable, o por momentos pasaban los minutos sin hacerse operaciones.

En el mercado de bonos pasó algo similar. Hay cierta conciencia de que los precios están descontando un escenario muy agresivo para los bonistas, sobre todo en los bonos con legislación local, en el entendimiento que pueden tener un tratamiento diferente con respecto a los de legislación extranjera.

En este punto hay que hacer algunas reflexiones.

En primer lugar, como dijimos al inicio, es imperioso una definición porque hay una concentración de vencimientos significativos en los primeros meses de 2020, sobre todo de bonos en pesos.

En segundo lugar, hay que recordar que a pesar de ser este momento muy diferente a 2001, en aquella oportunidad y en la posterior reestructuración en 2004/2005 las condiciones fueron idénticas para los bonos con diferentes legislaciones.

En tercer lugar, hay un componente político. ¿Cómo explicar que a los argentinos -entre los cuales hay que incluir a fondos, aseguradoras, Anses, etc.- se le ofrecen condiciones más desventajosas que a los americanos? Si pensamos que en los próximos meses/años el único financiamiento provendrá del mercado interno ¿Tiene sentido dañar al único mercado que potencialmente puede aportar financiamiento?

Falta poco para tener las respuestas. En el mientras tanto algunos trascendidos hicieron que el riesgo país baje casi 8% en la semana.

El dólar y las brechas siguieron muy tranquilos con exportadores aprovechando los últimos días con estas retenciones y el Central acumulando reservas que dan cierta tranquilidad mínima para llegar a fin de diciembre. Por supuesto todo esto puede cambiar bruscamente a partir del 10 de diciembre. El cepo será más cepo y las brechas presumiblemente tenderán a subir.

En USA el Índice de producción manufacturera mejoró, dando la razón a la visión de la Reserva Federal. En este sentido es muy poco probable que veamos una nueva baja de tasas en diciembre. Sin embargo, las tensiones en la disputa comercial con China impactaron en la bolsa americana que termina la semana en rojo. Para tener en cuenta, Trump puso un nuevo plazo, esta vez el 15/12 para subir nuevamente aranceles a ciertos productos chinos si esta fase preliminar del acuerdo no avanza.

 

Dr. Ruben  Pasquali
Mesa Fernández Laya SA

Saludos Cordiales

 

 

 


Compartir

Volver