Noticias y Novedades

HAY LUZ AL FINAL DEL TUNEL

Ruben Pasquali

30/08/2019
Al momento de escribir estas líneas todavía no conocemos las condiciones ofrecidas por el gobierno para reperfilar la deuda. Todo ello tiene que ser aprobado por un Congreso que hace 18 años aplaudió un default. Esperemos que las consecuencias de aquella experiencia prevalezcan y el resultado sea un reperfilamiento que permita darle oxígeno a nuestro país, para crecer en los próximos años.

 


Pero en esta nota queremos hablarles de lo que esta pasando y de oportunidades que vemos para todo el que pueda pensar en el mediano plazo.

Con respecto a las Letes, Lecaps, Lecer y Lelinks si usted es una persona física (persona humana en la legislación) y la compro antes del 31/7 cobra al vencimiento lo pactado en las condiciones de emisión. Nada cambia para usted. Si las compró en agosto tiene el mismo tratamiento que una persona jurídica. Las personas jurídicas -básicamente institucionales- cobrarán 15% al vencimiento, 25% a los 3 meses y 60% a los 6 meses. Por el estiramiento de plazos el gobierno anunció que reconoce una tasa similar a la pactada en la emisión original. Los títulos que van venciendo y tienen pagos parciales siguen cotizando en forma similar que un bono que paga amortizaciones parciales, es decir teniendo en cuenta su valor residual.

Es interesante remarcar que para los restantes bonos se propone un alargamiento de plazos con mantenimiento de capital y tasas de interés. En poco tiempo se conocerán estas condiciones. Con respecto a este tema queremos destacar dos particularidades:

En primer lugar, el gobierno enviara al Congreso el proyecto para extender los vencimientos  de emisión. Esto es para todos los bonos con legislación argentina y legislación extranjera. Deberá negociarse con tenedores del exterior para tratar de lograr las mayorías establecidas en la legislación a efectos de hacer extensivas las nuevas condiciones.

En segundo lugar, hay un grupo de bonos, por ejemplo, el DICA, PAR, PR15, PR13 entre otros que quedaron exceptuados del reperfilamiento. Esto quiere decir que se mantienen las condiciones de emisión actuales. Por lo tanto, aparecen precios de remate en un mercado muy convulsionado y aturdido, con desarmes de posiciones apalancadas que permiten recuperar muy rápidamente parte de la inversión en períodos muy cortos. Un ejemplo claro de esto es el PR15.

Como se puede ver hay situaciones muy diferentes según la condición del bono, el tipo de inversor y hasta la fecha de compra de algunos activos. Por eso los invitamos a consultarnos para analizar cada caso en particular, sabiendo que estamos en un escenario muy variable y en medio de un traumático proceso electoral.

Finalmente, no quería dejar de comentar que dado todo este proceso, las acciones sufrieron una caída sin precedentes. Para tener una idea de donde estamos parados, basta mencionar la relación entre la valuación de Mercado Libre, claramente cotizando en USA, que es equivalente a la sumatoria de todas las acciones que cotizan en Byma. Más allá del acierto de Galperín en la elección, creemos que los precios locales están muy lejos del verdadero valor. Siempre en las crisis aparecen precios muy disociados del valor de una empresa. No sabemos sin son el piso o veremos niveles inferiores. Pero está claro que como decía Benjamín Graham -el padre del análisis fundamental y el maestro de Warren Buffett- hoy se pueden comprar empresas con un gran margen de seguridad. Cortesía de una crisis que nos afecta a todos los argentinos.


Compartir

Volver