Noticias y Novedades

PALABRAS QUE DICEN POCO, SILENCIOS QUE DICEN MUCHO

Dr. Ruben Pasquali

03/02/2020
La última semana de enero fue particularmente intensa por distintos motivos. En el plano interno sigue la indefinición por el pago del bono de la Provincia de Buenos Aires BP21 pautada para el 27 de enero y postergada por ahora hasta el 3 de febrero, aunque la fecha límite es el 5 de febrero cuando la Provincia debería honrar los 250 millones de dólares del vencimiento de capital para evitar el default.

 


PALABRAS QUE DICEN POCO, SILENCIOS QUE DICEN MUCHO

 

 

La última semana de enero fue particularmente intensa por distintos motivos. En el plano interno sigue la indefinición por el pago del bono de la Provincia de Buenos Aires BP21 pautada para el 27 de enero y postergada por ahora hasta el 3 de febrero, aunque la fecha límite es el 5 de febrero cuando la Provincia debería honrar los 250 millones de dólares del vencimiento de capital para evitar el default. Kicillof pretende postergar sin quita este pago hasta el 1/5 y para ello ofreció a los bonistas pagarles los u$s27 millones de intereses que también vencieron el 27 de enero, más un endulzante de u$s7,2 millones en concepto de pago de intereses adelantados por el período 17-1 al 1-5. El ministro Guzmán dijo que la Nación  no va a socorrer a la Provincia que necesita obtener un 75% de aceptación de los bonistas para lograr la postergación sin caer en cesación de pagos. No se conocen cifras por el momento ni como en cuatro meses se podría honrar el bono en caso de reperfilarse.

Es claro que hay una búsqueda de atar la suerte del principal distrito de nuestro país a la renegociación de la deuda pública y aplicar criterios similares. Pero el cronograma de vencimientos provinciales adelantó decisiones de manera inoportuna.

Los escenarios que se abren si la provincia no cumple son negativos y las especulaciones variadas. Indudablemente los efectos de un default provincial serían un mal precedente para la reestructuración de la deuda pública. El escaso monto del vencimiento abre también la especulación de si es una estrategia consensuada o forma parte de un cortocircuito político entre dos visiones políticas diferentes para el manejo de la deuda.

Todo esto sensibilizó al mercado de deuda lo cual queda reflejado en el nivel de riesgo país.  La desconfianza llega a tal punto que el viernes los rumores de canje del bono dual AF20 que vence el 13/2, por un menú de títulos nuevos impactó en pocos minutos derrumbando el precio más de 12%, antes de recuperarse parcialmente y cerrar con una merma cercana al 3%. Luego del cierre se conoció la oferta del Ministerio de Economía que se enmarca en un programa de administración de pasivos para mejorar el perfil de los instrumentos en Pesos. Cabe mencionar que el citado canje se realiza a través de una licitación por adhesión, es decir que es totalmente voluntario.

Cuando se analiza el contenido de la propuesta encontramos que hay una suerte de descuento con respecto al valor técnico del bono y una leve mejora con respecto a su precio de cotización de cierre. Por eso será muy importante ver la magnitud de bonos canjeados, presumiblemente por inversores institucionales y en gran medida del exterior. El gobierno viene manifestando su intención de cumplir con los vencimientos en Pesos para lo cual va emitiendo nuevos instrumentos o títulos como en este caso. Pero el AF20 es un caso testigo porque hablamos de un vencimiento muy significativo (106.000 millones de pesos) y existe el temor que termine impactando en el mercado cambiario (aumento de la brecha) teniendo en cuenta que mayoritariamente está en manos de extranjeros. Dentro de las opciones de canje propuestas me inclino por los bonos con Cer +1% porque además de tener la menor quita me parece la opción que va a tener mejor rentabilidad ya que no veo a las tasas de interés superando a la inflación, ni tampoco al dólar oficial que son básicamente las otras alternativas propuestas. Como antecedente el Banco Central redujo en la semana nuevamente la tasa de interés de referencia, pasando de 50% a 48%, acumulando cinco bajas consecutivas y la tasa Badlar no experimentó variaciones y sigue en torno al 34%, si el central sigue bajando la tasa de referencia se puede esperar una presión bajista para la Badlar.

Con respecto a los bonos en dólares habrá que esperar definiciones en las próximas semanas luego de que el miércoles se haya aprobado en Diputados el proyecto de ley Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa y el Ministro de Economía, Martín Guzmán, diera a conocer el cronograma sobre los pasos a seguir para lograr reestructurar la deuda. Por supuesto falta conocer las medidas o plan que tendrá Argentina para hacer sustentable el pago de sus obligaciones.

En ese marco lógicamente sufrieron los bonos, aumentó el riesgo país y las brechas cambiarias alcanzaron un nuevo máximo como podemos ver en nuestro cuadro de indicadores. Si hay una negociación real y nos acercamos a un acuerdo razonable para las dos partes seguramente veremos rápidas recuperaciones y mejoras del riesgo país, pero si la propuesta termina en una suerte de paquete cerrado o como graficaba un periodista de un importante diario en un “tómalo o déjalo” la volatilidad no va a hacerse esperar.

Por su parte las acciones se refugiaron en un estrangulamiento de volumen, lo cual delata que, si bien a estos precios no hay una gran demanda, tampoco hay muchos interesados en vender. Tampoco ayudó el contexto internacional muy afectado por la epidemia de Coronavirus con epicentro en China. La declaración de la emergencia sanitaria por parte de la Organización Mundial de la Salud implica ciertas restricciones para el comercio mundial, lo cual se vio reflejado en las distintas bolsas mundiales que tuvieron una semana claramente negativa.

Para la bolsa americana es una nueva excusa para realizar una saludable toma de ganancias después de testear recientemente nuevos máximos históricos. Analizando la historia vemos que en casos de otras epidemias el mercado realizó una corrección promedio del 10% antes de reanudar la tendencia alcista. Veremos si en este caso se repite la historia.

 

Dr. Ruben  Pasquali
Mesa Fernández Laya SA

Saludos Cordiales

 


Compartir

Volver